sábado, 31 de octubre de 2009

Tiempo perdido (1992)

Carlos siempre escapa de sí
a Marcos le gusta caer de los balcones
Mara se ríe de la gente que pasa sin ver
ella se sienta en la cornisa
a comer una manzana
a mirar los autos y pensar
en irse a cierto lugar.
Carlos se ríe de la gente que pasa sin ver
Marcos da unas vueltas y se escapa de sí
Mara me mira y se ríe de mí…
Ciertos días escaparemos de este lugar
ciertos días dejaremos los miedos
y nos iremos de aquí
pero no me busques tan lejos de mí,
entre contradicciones y este tiempo perdido.

Los ojos están nublados,
bebiendo todo el maldito delirio
de correr como un demente hacia ninguna parte
por la calle buscando lo que otros ya han perdido
corriendo por la vida
buscando lo que otros no han encontrado
el tiempo no espera y se está haciendo tarde
espejos, reflejos, y todo este tiempo perdido
no me verás correr, llorar en la pared
no se que será de mí, si no puedo alcanzarte
si no puedo abrazarte
la noche pasa una y otra vez
la mañana cae lentamente
como lágrimas, triste taza de café.
Indudablemente ella se ríe de mí.

Marcos va conectado a su walkman
Carlos se emborracha en el bar de la estación,
donde Mara también está. Y sonríe…
Ella y sus valijas esperan el tren.

1 comentario:

Onalem! dijo...

Es quedarse en la puerta mirando... ¿qué hacer?